Reducir el uso de las redes sociales a 30 minutos por día

Compartir:

Los medios sociales puede tener un impacto negativo en nuestra salud mental, pero hasta ahora, muy pocos estudios han demostrado esto experimentalmente.

Un estudio de la Universidad de Pensilvania pidió a los participantes del estudio que limitaran el uso de los medios sociales para poder medir su salud mental resultante. Los resultados nos dicen cómo regular nuestro uso de los medios sociales para mejorar nuestro bienestar.

En 2010, los adultos usaban sus teléfonos móviles durante aproximadamente media hora al día. Casi una década después, esa cifra aumentó a 3,3 horas por día. Para ser justos, un teléfono móvil de 2008 no podría compararse con los ordenadores en miniatura que llevamos en el bolsillo, pero aún así, la cantidad de tiempo que dedicamos a nuestros smartphones plantea la cuestión: ¿Qué nos está haciendo nuestra obsesión con los smartphones?

Los investigadores han trabajado arduamente para tratar de responder a esta pregunta. Ha habido una cantidad considerable de investigaciones previas que han demostrado que los usuarios frecuentes de e Instagram reportan por sí mismos síntomas más altos de depresión, menor autoestima y mayores problemas de imagen corporal.

El problema con estos estudios es que son correlacionales – en realidad no dicen si los medios sociales y el uso de teléfonos inteligentes causan estos sentimientos indeseables, sólo que los dos están relacionados.

Uso del teléfono móvil a lo largo del tiempo.

El estudio de Hunt examinó el impacto de reducir intencionalmente el uso de los medios sociales en uno de los primeros estudios experimentales de su tipo.

Se habían propuesto realizar un estudio mucho más exhaustivo, riguroso y ecológicamente más válido. Este estudio examinaría el uso real basado en la monitorización de aplicaciones incorporada en el iPhone y examinaría lo que les sucede a los usuarios de teléfonos inteligentes cuando reducen su consumo de medios sociales, lo que les permitiría hacer afirmaciones sobre el efecto que los medios sociales causan en sus usuarios.

Reduciendo el uso de los medios sociales

El equipo reclutó a 143 estudiantes de pregrado para monitorear su uso de los medios sociales, específicamente Facebook, Instagram y Snapchat. Los participantes del estudio también recibieron una encuesta diseñada para medir una serie de características psicológicas como la depresión, la ansiedad, el miedo a perderse (es decir, preocuparse por toda la diversión que sus compañeros están teniendo sin usted), el apoyo social, la soledad, la autoestima, la autonomía y la autoaceptación.

Los estudiantes tomaron esta encuesta antes de que el experimento comenzara a establecer una línea de base y luego varias veces más durante las siguientes tres semanas. Durante este tiempo, se instruyó a los estudiantes para que continuaran usando los medios sociales como lo hacían normalmente o para que limitaran su tiempo en cada plataforma a 10 minutos por día.

Con sólo 30 minutos de Instagram, Facebook y Snapchat al día, esto supone una reducción significativa en la cantidad de tiempo que muchas personas utilizan los medios sociales. Algunos estudios han propuesto eliminar por completo los medios de comunicación social, pero teniendo en cuenta lo mucho que nuestras vidas sociales y profesionales requieren estas plataformas, la abstinencia completa no parece factible.

Nuestros teléfonos nos hacen sentir solos y deprimidos.

Después de analizar los datos, Hunt concluyó que “limitar experimentalmente el uso de los medios sociales en un teléfono móvil a 10 minutos por plataforma por día durante tres semanas completas tuvo un impacto significativo en el bienestar”. Sin embargo, el uso de los medios sociales no afecta todos los aspectos del bienestar que Hunt había observado. El apoyo interpersonal se mantuvo sin cambios, así como la ansiedad, la autoestima y otras medidas.

Ttanto la soledad como los síntomas depresivos declinaron en el grupo experimental, lo que fue especialmente cierto para los estudiantes que informaron sentirse más deprimidos. Los investigadores midieron la depresión usando el Inventario de Depresión y puntuar por encima de un 14 en el BDI marca el límite para la depresión clínica.

También hubo algunos hallazgos inesperados. Notaron que los estudiantes tanto en el grupo de control como en el grupo de experimento experimentaron menos miedo de perderse y menos ansiedad. Hunt especuló que esto se debía a que los estudiantes estaban autocontrolando su uso de los medios sociales, prestando más atención al tiempo y al impacto que estas aplicaciones tenían en sus vidas.

Si quiere más información o conocer más detalles de esta y otras historias, visite https://www.cronicasgeek.com donde encontrará crónicas sobre tecnología y actualidad.

Sé el primero en comentar

Dejar una contestacion

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.


*